[…] hay cierto orden al orar pues para entrar a la presencia de Dios es necesario hacer alabanza, adoración e incluso guerra espiritual para abrir los cielos, y aunque nosotros sus hijos podemos acceder […]