Saltar al contenido

Por qué es Necesario Orar

Todas las personas que deciden tener una vida nueva en Cristo ameritan orar. La vida cristiana depende de la intimidad con Dios, y esta se consigue de modo muy sencillo, leyendo la palabra, apartándose para el Señor, y lo más importante, orando.

 

Muchos se preguntan Por qué es necesario orar, y en esta oportunidad te presentaremos, a la luz de la palabra algunas de las múltiples razones por las cuales es importante llevar una vida devocional de oración.

 

¿Qué es Orar, y Cómo afecta  mi Mundo?

Usted debe saber que este mundo es más de lo que miramos, pues existe un mundo espiritual del que dependen todas las cosas pues Dios en su poder infinito las sustenta, pues así ÉL lo ha dispuesto.

Cuando una persona recibe al Señor Jesucristo en su corazón nace espiritualmente, tal como lo explica Jesús a Nicodemo en el evangelio de Juan Capítulo 3. Pero cuando nacemos espiritualmente tenemos las mismas condiciones que físicamente poseemos, nacemos sabiendo poco, entendiendo poco, y necesitamos de ayuda para sobrevivir a la vida en Cristo, así como también, necesitamos el alimento para no morirnos de hambre.

En este caso, para mantener nuestro espíritu alimentado y fortalecido requerimos leer la palabra de Dios y meditar en ella. De igual modo, requerimos tener una relación personal e íntima con el Espíritu Santo que logramos a través de la oración, es decir hablando con Dios.

 

Algunas Razones de por qué es necesario Orar. 

 

Orar, es establecer comunicación directa con Dios, en la medida que las personas sepan que pueden hablar con Dios con la misma intimidad conque hablan con cualquier persona, es que entenderán que su relación con Dios se puede volver más estrecha con el Señor.

Es por ello, que en muchas oportunidades la palabra de Dios insta a orar en todo tiempo, y a hacerlo sin cesar, pues orar de este modo no consiste en vanas repeticiones, sino en una conversación especial con nuestro mejor amigo. Así que te mostramos algunas, de las múltiples razones que justifican la oración en tu vida.

 

Orar es necesario porque somos discípulos de Jesús. 

 

“Muy de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, Jesús se levantó,
Salió de la casa y se fue a un lugar solitario, donde se puso a orar”.
Marcos 1.35 NVI

 

Todos los cristianos nos hemos constituido en discípulos de Jesús, es decir, personas que siguen sus pasos, siendo obediente y aprendiendo de él.

Como vemos Jesús iba temprano a buscar la presencia de Dios en oración, por lo tanto, es importante que el orar se convierta también en un acto primordial y necesario que marque nuestra existencia al punto que sea lo primero que hagas en el día.

 

Orar es necesario porque necesitamos intimidad con Dios.

 

“Pero tú, cuando te pongas a orar, entra en tu cuarto,
Cierra la puerta y ora a tu Padre, que está en lo secreto.
Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.
Y al orar, no hablen sólo por hablar como hacen los gentiles,
Porque ellos se imaginan que serán escuchados por sus muchas palabras.”
Mateo 6.6 NVI

 

Como hijos de Dios necesitamos intimidad con él, yo no sé qué tipo de persona es usted, pero le aseguro que no cualquiera sabe cuáles son sus pensamientos, sus proyectos, que es lo que le agrada o que le desagrada, posiblemente si acaso usted tendrá una o dos personas que son de su extrema confianza que son con las cuales usted se desahoga.

Dios, sabe exactamente que es lo que ha en nuestro corazón, pero ÉL es todo un caballero que siempre está a la puerta llamando y esperando que le demos la oportunidad de entrar y le contemos qué es lo que nos sucede y solo allí, en profunda intimidad, a puerta cerrada, encontraremos en Él, el descanso que nuestra alma necesita.

 

Orar es necesario porque así Dios nos ayudará en nuestro diario vivir.

 

“Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados,
Y yo les daré descanso”.
Mateo 11.28 NVI

 

Seamos sinceros, por algo se nos dijo que en el mundo tendríamos aflicción, y es así, la vida cristiana es un hermoso reto en el cual disponemos nuestro corazón y nuestra existencia a agradar a Dios, pues el aun cuando no lo conocíamos se entregó por nosotros para darnos vida.

Ahora bien, el Señor en sus promesas nos dice que Él nos hará descansar, pero no sin que antes acudamos a Él. Así que, si tu también te sientes agotado, trabajado, estresado, cansado, triste, agobiado, ve a Él en oración y recibe de ÉL, el descanso y la ayuda, pues Dios mismo te ayudará.

 

“De todas sus angustias Él mismo los salvó;
No envió un emisario ni un ángel
En su amor y misericordia los rescató;
Los levantó y los llevó en sus brazos
Como en los tiempos de antaño”.
Isaías 63.9 NVI

Orar es necesario porque sabemos que Él está esperándonos.

 

Dios espera que vengamos ante el en oración, y le digamos todo lo que está en nuestro corazón, él ha prometido que todos los que lo buscan serán escuchados, así que podemos estar tranquilos y confiar que en nuestro Dios tenemos un refugio seguro.

 

“Todos los que el Padre me da vendrán a mí;
Y al que a mí viene, no lo rechazo”.
Juan 6.37 NVI

 

Orar es necesario porque cada día tiene su afán.

 

Si te preguntas por qué es necesario orar, esta e una de las razones fundamentales, y es que cada día tienen su afán, sus necesidades sus problemas, por lo tanto o día a día debemos ir a ese lugar secreto y buscar a Dios en oración, sabiendo que para cada día Él tiene el consuelo, el aliento y la provisión que nuestra alma y nuestra vida requiere.

 

“Danos hoy nuestro pan cotidiano”
Mateo 6.11 NVI

 

Orar es necesario para que no caigamos en tentaciones. 

 

Obviamente Dios sabe aún las intenciones de nuestro corazón, y pago el precio por ellas, la cuestión está en que día a día podamos ser sensibles e intentemos vivir aparados de todo aquello que nos hace caer, y aunque al final del día, habremos pecado pues esa es nuestra naturaleza, igual podamos venir en oración al maestro a que nos lave una vez más, y nos de fuerzas para iniciar un nuevo día caminando de su mano.

 

“Estén alerta y oren para que no caigan en tentación.
El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil”
Mateo 26.41 NVI

 

Orar es necesario para confesar nuestros pecados ante Dios. 

 

Si quieres vivir reposadamente, gozando del amor de Dios y de sus bendiciones, con la esperanza puesta en la salvación eterna, debes acercarte a Dios con un corazón humilde en oración, y día a día reconocer tus pecados.

“Quien encubre su pecado jamás prospera;
Quien lo confiesa y lo deja, halla perdón”.
Proverbios 28.13 NVI