Saltar al contenido

▷Consecuencias de la Idolatría.

Cada vez que pensamos en idolatría nos viene a la cabeza personas en el mundo entero adorando imágenes de yeso, piedra o piedras preciosas, y las consecuencias de la idolatría que arrastrarían esas personas. sin embargo la idolatría va mucho más allá de eso, y te sorprendería ver cómo muchas veces como pueblo de Dios, a veces somos idólatras sin darnos cuenta.

Es por ello, que en esta oportunidad, te traemos este artículo sobre las Consecuencias de la Idolatría, y lo más importante como no ser idólatras, esperando en el nombre de nuestro Señor Jesucristo que  el Espíritu Santo pueda revelarse a tu corazón con estas humildes palabras.

 

¿Qué es la Idolatría?

 

Lo primero que es necesario discutir es el verdadero significado de la idolatría. Entendiendo que es un concepto que parece una vez le son revelados los mandamientos a Moisés, haciendo referencia este pecado a la desobediencia del primer mandamiento que es “Solo a tu Dios adorarás”.

Lo que quiere decir que la idolatría no es más que darle el lugar de Dios a otra cosa, persona, objeto, actividad, cualquier cosa, que le robe el primer lugar a Dios en tu vida se convierte en el objeto de tu idolatra.

Y es que es muy sencillo juzgar de idolatra a otros, y  ver las proyecciones de este pecado, pero difícil es tener la humildad de reconocer y aceptar nuestras fallas, y e ese modo pedirle a Dios que transforme nuestros corazones, a este tipo de personas Dios les da un lugar especial.

Te invitamos de todo corazón a buscar el rostro de nuestro Dios a través del estudio de su Palabra, 

conocer la Biblia es importante, así que no dudes en consultarla.

De igual modo en minutoscristianos.com tienes muchos temas que te acercarán a Dios.

 

¿Cómo saber si de algún modo he sido Idólatra?

Ser idólatra evidentemente trae grandes consecuencias a la vida espiritual, incluso en el alma y en lo físico se puede notar un deterioro, pues lejos de Dios para nosotros solo hay perdición, necesidad, enfermedad, y deterioro.

Nosotros solos no podemos saber si hemos sido idólatras o no, pero gracias a Dios por su provisión contamos con su Santo Espíritu quien es el que escudriña hasta el fondo nuestro corazón y nuestra vida y nos revela que es lo que hay en cada uno de nosotros siempre y cuando nosotros se lo permitamos.

Ejemplos de Idolatría  la Biblia

 

-El Rey David, un hombre cuyo corazón era conforme al de Dios, según las sagradas escrituras, sabía perfectamente esta verdad.

-Es por ello que vemos como se expresa en los Salmos pidiéndole a dios que escudriñe su corazón y busque si hay alguna cosa torcida, y ala ve que lo guie hacia el camino eterno.

Solo el Espíritu de Dios nos puede revelar si hemos sido idolatras o no, y cuantas veces hemos puesto cosas en nuestras prioridades que nos alejan y apartan de nuestro amado Dios.

-En la Biblia, la idolatría tiene que ver con el culto a los ídolos, rendirse y adorar a otro dios que no sea nuestro Padre celestial.

-En todas las historias bíblicas es visible como las personas adoraban a dioses extraños y rendían tributos y sacrificios. Los antecesores de Abraham servían a otros dioses por medio de ídolos.

-Los egipcios adoraban figuras que representaban a sus dioses y en sus templos se encontraban figuras de animales que representaban sus creencias religiosas

 

¿Qué dice Dios sobre la idolatría?

 

Dios establece en sus mandamientos que: Amarás al Señor tu Dios con todas tus fuerzas, con toda tu alma y con todo tu corazón.

Los primeros dos mandamientos,  hablan que no debemos colocar dioses ajenos delante de Dios y que no te harás imagen y semejanza de ninguna cosa que este arriba en los cielos y lo que está en la tierra… También expresa que no te inclinaras ante ellas; ni las adorarás; porque yo soy tu Señor fuerte y celoso.

Es decir; que Dios nos cela de la idolatría y esta tiene consecuencias, así que  no debemos poner nada en el lugar que le corresponde a Él en nuestras vidas, ya sea  con otras religiones u objeto de adoración.

“Hijos, guardaos de los ídolos”.

1 Juan 5:21 (RVR1960)

Cosas que ocupan el lugar de Dios en nuestras vidas.

 

-Cuando Dios estableció que no colocáramos a dioses delante de Él; no solo hacía referencia a otros dioses; si no también a todo aquello en nuestro corazón que ocupe el lugar que debemos  darle a Él.

-Esta clase de ídolos puede venir representada por el trabajo; los hijos, la familia, los amigos, redes sociales; televisión, radio… y un sinfín de cosas que nos apartan de la presencia de Dios.

-Aun en la iglesia; como cristianos también podemos caer en idolatrías y colocamos primero que Dios nuestro liderazgo, posición, estatus… aunque estamos rodeándonos en su presencia no estamos cerca de èl.

-Pues estamos envanecidos en las cosas que hemos logrado alcanzar en su nombre pero la gloria no se la damos sinceramente a Él.

“Los que confían en vanos ídolos su {propia} misericordia abandonan”

Jonás 2:8 (VC 1960)

Consecuencias de la Idolatría.

 

A causa de la infidelidad  de sus hijos,  en ocasiones ha generado la furia de  Dios y a traído como consecuencias de la idolatría, castigo y destrucción a los lugares altos, donde han profanado la fe y los mandamientos del Padre.

Se multiplican las aflicciones de quienes han seguido a otros dioses, y Dios se apartará de ellos y no tendrán su favor. Asimismo los que se entregan a sus propias lascivias e iniquidad no heredaran el reino de Dios.

Cuando llegue la aflicción clamaran a dioses ajenos y estos no responderán porque el único que tiene el poder para ayudarles y bendecirles se apartó de ellos por la idolatría que había en su corazón.

 

“Cuanto más los llamaban {los profetas}, tanto más se alejaban de ellos; seguían sacrificando a los Baales y quemando incienso a los ídolos”

Oseas 11:2 (RVR1960)

Volviendo el Rostro a Dios. 

 

Ninguno de los que van a Dios son echados fuera, es por eso que es muy importante que le busques de todo corazón, lee cosas relacionadas con Dios, busca su rostro en oración, lee la Biblia y acepta su gracia salvadora, tomate siempre unos minutos para Dios, aquí en minutoscristianos.com preparamos múltiples temas para ti.

 

-Dios nos ama en gran manera; volvamos nuestro rostro a Él; quitando de los lugares altos los ídolos y la infidelidad y poniéndonos a cuenta; para que Dios restaure nuestras vidas y podamos estar delante de su presencia.

-Santificándonos delante de Él con un corazón humilde y quebrantado; así podrá sanar nuestras rebeldías y aflicciones. Porque adoramos a ídolos que no nos oyen, ni pueden ver; ni hacen milagros  ni sanidades.

-Nuestro padre que está en los cielos; nos anhelas ansiosamente; esperando que nuestro corazones se vuelvan a Él con una actitud sincera y reverente para adorarle y alabarle con todo espíritu y verdad.

-Viviendo rectamente siguiendo sus mandamientos; haciendo el bien al prójimo sin desviarnos a dioses ajenos que traerán ruinas a nuestra vida espiritual, si ya Dios no hizo libres de la idolatría; ¿por qué querer seguir llevando el yugo de esclavitud?

Dios nos hizo libres; es el principio, omega el principio y el fin; no hay nadie como Él y nadie fuera de Él,  que nos haya amado con ese amor entrañable con que nos dio libertad.

 

“No a nosotros, SEÑOR, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria, por tu misericordia, por tu fidelidad.”

Salmos 115:1

Algunas consecuencias de la Idolatría. 

 

Ser idolatra es darle a cualquier cosa el lugar que Dios se merece, por ejemplo, usted decide quedarse en casa un domingo a ver la televisión en vez de ir a la casa de Dios a honrarle, y a recibir de Él, entonces usted está siendo idolatra.

-Sin ánimos de herir susceptibilidades, ni de caer en discusiones teológicas, simplemente debemos darle el primer lugar a Dios en nuestra vidas, en nuestro tiempo, en nuestras emociones, en todo lo que hacemos.

-Por lo tanto, debemos entender entonces que Las principales Consecuencias de la Idolatría son la frialdad espiritual y finalmente nuestra muerte espiritual, es decir, cuando somos idolatras perdemos lo más hermoso, especial e importante que forma parte de nuestras vidas, nuestra relación con Dios.

-De igual modo, se desencadenan una serie de maldiciones sobre nuestras vidas que nos alcanzarán a donde quiera que vayamos, estas terribles consecuencias las podemos consultar en nuestras Biblias en el libro de Deuteronomio  capítulo 28, donde se enlistan tanto las bendiciones como las maldiciones.

-Así que está en nuestras manos elegir la bendición o la maldición para nuestras vidas y las vidas de nuestras familias, si le damos el lugar que el Rey de Reyes se merece, o si por el contrario nos vamos tras cualquier ídolo falso.