Saltar al contenido

Oración para Pedir por una Persona.

Muchas veces nos preocupamos por las diferentes situaciones que pueden estar enfrentando nuestros semejantes, al punto que no sabemos qué podemos hacer.

Afortunadamente, podemos recurrir al trono de Dios e interceder, elevando una oración para pedir por una persona, y de ese modo ocuparnos en su bienestar en vez de preocuparnos.

Oración para pedir por una Persona. 

Padre Celestial
Vengo delante de ti
Consciente de que te necesito
Entra a mi corazón y a mi vida
Y llena cada espacio de mi ser
Para ser una mejor persona
Más compasivo, tolerante y bondadoso.
También vengo ante ti
Para orar por esta persona
Señor te pido que seas tú Señor tomando control
De cada área de su vida
Padre amado,
Que te pueda ver en medio de las dificultades
Que pueda conocer que tú eres Dios
Y que tienes un hermoso propósito en su vida, Padre amado
Te pido que quites su corazón de piedra y pongas uno de carne
Sensible a tu Espíritu
Así como lo prometes en tu palabra
Que puedas hacerte presente en su ser
En tu palabra dices que no nos afanemos por nada
Sino que todo lo pidamos a ti en oración
Así que vengo ante ti
Confiando en que no ha llegado
La petición en mi boca
Cuando ya tú la conoces y la concedes
Te bendigo Dios y te doy gracias por tu misericordia
Y por oír mi oración
Sé que tú cumples tu propósito
Y descanso en tu fidelidad
En el nombre de Jesucristo
Amén.

¿Por qué pedir en oración por una persona? 

 

-Es el deseo de Dios.

 

Dios quiere que intercedamos y nos pongamos en la brecha por los otros. Es su voluntad que elevemos toda Oración para pedir por una persona, mostrándoles el camino y la voluntad de Dios para sus vidas.

Entonces oí la voz del Señor que decía:
— ¿A quién enviaré? ¿Quién irá por nosotros?
Y respondí:
—Aquí estoy. ¡Envíame a mí!
Isaías 6.8 NVI

 

-No debemos preocuparnos. 

 

Existe una abismal diferencia entre inquietarnos o preocuparnos y ocuparnos.

La preocupación implica un estado en el que nuestra mente esta alerta y cargada porque no sabemos cómo responder a lo que ocurre y ocurrirá, en cambio estar ocupados implica hacer algo y reposar.

La Biblia es específica expresando que no debemos afanarnos y preocuparnos por nada sino que debemos elevar todo tipo de oración para pedir por una persona y descansar en Dios.

“No se inquieten por nada; más bien,
En toda ocasión, con oración y ruego,
Presenten sus peticiones a Dios y
Denle gracias”.
Filipenses 4.6 NVI

 

-Solo en Dios encontraremos la solución. 

 

Muchas veces quisiéramos entrar en la mente de las personas para hacerles entender que las cosas irán mejor, que estamos con ellos en su angustia y que confiando en Dios estaremos más tranquilos.

Sin embargo, han hecho bien en participar conmigo en mi angustia
Filipenses 4.14 NVI

 

Sin embargo, somos de carne y hueso y simplemente a veces incluso nuestras palabras terminan teniendo el efecto inverso de lo que queremos expresar.

Afortunadamente podemos ir a Dios y clamar le por cualquier situación, confiando planamente en que ÉL nos mostrara el camino de la solución, nos dará la gracia necesaria y sazonara nuestras palabras para servir de consuelo y apoyo a las demás personas.

Clama a mí y te responderé,
Y te daré a conocer cosas grandes y ocultas
Que tú no sabes.

-Dios sabe lo que está ocurriendo y tiene cuidado de todo. 

 

No debemos caer en el error de pensar que Dios no conoce las situaciones, evidentemente Él es Dios, solo que cada situación es un oportunidad para que usted y esa persona se acerquen confiadamente al trono de su gracia y estrechen sus intimas relaciones con Él.

¿Quién puede anunciar algo y hacerlo realidad
Sin que el Señor dé la orden?
¿No es acaso por mandato del Altísimo
Que acontece lo bueno y lo malo?
Lamentaciones 3.37-38 NVI