Saltar al contenido

Bosquejos de Prédicas Cristianas para Mujeres.

Muchas mujeres han comenzado hermosos ministerios y servicios en la viña del Señor; se ha lleno de frutos y talentos que han sido de impacto a la vida de otros.

La característica fundamental de la mujer es su gran capacidad de compromiso con la labor que realizan; son unas organizadoras excelentes y siempre dan el todo por el todo para servir al Señor.

Este tipo de mujeres son muy elogiadas en los proverbios del rey Salomón, en el cual se alaban las virtudes de estas maravillosas hijas de Dios al ser preocupadas, diligentes y capaces de dar lo mejor, aun en tiempos difíciles.

“Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada”  

Proverbios 30:29-30(RVR1960)

A través de este estudio te daremos herramientas para ti amiga cristiana y puedas diseñar bosquejos de predicas cristianas para mujeres; que ayudarán a dar un mensaje diferente cargados del poder, sabiduría y revelación de Dios para ayudar a  levantar corazones firmes al servicio del Señor.

Objetivos de Nuestras enseñanzas. 

 

Principalmente el objetivo de toda  predica es evangelizar la palabra de Dios y mostrar el plan de salvación, que Él ha preparado para nuestras vidas; esto es lo primero que se debe tomar en cuenta para diseñar una predica.

 

Plan de salvación de Dios. 

 

El plan de salvación que Dios ha empleado es que seamos sus hijos a través de su gracia derramada. Dios nos ha llamado; está a la puerta esperando por nosotros sus hijos; esto es lo que las personas necesita saber.

Tenemos un Padre que nos ama y nos anhela y quiere lo mejor para nuestras vidas; antes no merecíamos su gracia amor y poder. Pero él ha sido misericordioso; ha visto nuestra necesidad y se ha placido en regalarnos la salvación por medio de su hijo Jesucristo.

 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16 (RVR1960)

 

  

Hablando de los pasos para la Salvación. 

 

-Justificación. 

Primero que nada en un bosquejo para predicas cristiana para mujeres hay que explicar que somos justificados ante el Padre por medio de su Hijo y por la intercesión del Espíritu Santo; y para ser justificados primero debimos haber creído para que su gracia.

También hacer lo correcto delante de los ojos de Dios y el bien a otras personas es tomado por justicia nos alcanzara.

Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe {y} para fe; como está escrito: más el justo por la fe vivirá”  Romanos 1:17(VC)

 

Restauración. 

Cabe destacar que Dios quiere restaurar el alma de sus hijos; en especial a la mujer. Hoy en día la mujer ha asumido cargas fuertes y aun así tiene un corazón dispuesto al servicio del Señor.

Pero Dios en sus propósitos quiere sanar ese viejo corazón endurecido por la vida dura y raíces de amargura que llevan dentro y colocar un corazón limpio con una mente renovada para poder seguir adelante en su ministerio

“Restáuranos, oh Dios, y haz resplandecer tu rostro {sobre nosotros}, y seremos salvos Salmos 80:3”

 

.-Santificación. 

 

Al hablar de santificación, nos referimos que  si Dios es Santo nosotros también debemos ser santos en nuestros cuerpos espirituales. El Señor demanda santidad y compromisos con Él seguir sus principios y voluntad.

Hay grandes promesas para la mujer que se santifica pues si ella es obediente y fiel a Dios serán santos su esposo, hijos y hogar.

“Sino que así como aquel que os llamó es santo, así también sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: sed santos, porque yo soy Santo”. 1 Pedro 1:15-16 (NVI)

 

Plan de Dios para la Mujer

 

Una vez resaltados estos puntos de vista en nuestros bosquejos de predicas, se puede tomar una cita o historia bíblica que lleve a la reflexión en las cuales se resalte el infinito amor que Dios nos ha dado y sus maravillas.

También se pueden tomar temas motivadores que impulsen el ministerio de cada mujer y el propósito que Dios tiene para sus  vidas  haciendo énfasis que su primer mandato comienza en el hogar al lado de su esposo y sus hijos.